DESTACAMOS

Cofete: los vecinos piden legalizarlo, la Justicia impone penas de cárcel

Desde el siglo XIX hay huellas del caserío, que fue la población principal de Jandía. Ahora está en un limbo legal: los vecinos presentan una hoja de ruta para incluirlo en el planeamiento, mientras se acaba de ratificar pena de cárcel por unas obras

M. Riveiro 1 COMENTARIOS 10/05/2022 - 07:42

En un manuscrito de 1837 se incluye a Cofete, junto a Tesejerague (que hoy pertenece a Tuineje), Toto y Pájara como las poblaciones del municipio sureño. El Ayuntamiento de Pájara se había constituido como tal cuatro años antes. Tres décadas después, otro documento califica a Cofete como el caserío principal de Jandía. De ser la principal población del sur de la Isla, unos dos siglos más tarde ha caído en una especie de limbo legal.

En los últimos años, se acumulan decenas de expedientes de infracción por la Agencia Canaria de Protección del Medio Natural (ACPMN) y resoluciones judiciales, con condenas por delitos contra el medio ambiente por la ejecución de obras. Los vecinos acaban de impulsar una iniciativa para que se apruebe la ordenación del poblado y la legalización de pequeñas intervenciones en las viviendas.

“Desde la declaración del Parque Natural de Jandía en 1987, la situación territorial y urbanística de este núcleo de población viene siendo controvertida”, señala la asociación Caserío de Cofete, que representa a los actuales propietarios de las edificaciones.

Se consideran “afectados” por la falta de ordenación, lo que a su vez ha provocado “actuaciones disciplinarias, administrativas y penales”, que ven “manifiestamente injustas para los actuales moradores” del asentamiento, a los pies de una de las playas más fotografiadas de Fuerteventura y punto de peregrinación turística en el sur de Fuerteventura.

Sin embargo, hubo una época en la que el caserío era la referencia poblacional de esa parte de la Isla. “Cofete era, en el siglo XIX, la única entidad de población estable de Jandía”, con una media de 20 familias y un centenar de habitantes, destaca Juan Pedro Martín Luzardo, que fue secretario del Ayuntamiento de Pájara, en el libro Orígenes de la propiedad en la Península de Jandía. De hecho, añade, hasta 1949 “siguió siendo la entidad poblacional por excelencia”.

A finales de aquel año, Gustav Winter Klingele, primero arrendatario y luego propietario de la Dehesa de Jandía, tomó la decisión de sembrar por cuenta propia y prohibir que lo hicieran los medianeros. Eso fue determinante para que “los habitantes de Cofete se viesen forzados a emigrar a otros lugares”, constituyendo “el acta de defunción del primer asentamiento estable de Jandía”.

En la iniciativa que los vecinos, representados por el abogado Juan Manuel Verdugo, acaban de presentar al Cabildo de Fuerteventura y al Ayuntamiento de Pájara, se destaca que, en 2009, la Ley de Medidas Urgentes en materia de ordenación territorial estableció que “la localidad del Puerto de la Cruz y el asentamiento rural preexistente de Cofete se considerarán compatibles con el Parque [Natural de Jandía] con carácter excepcional”.

La diferencia entre ambas poblaciones es notable: una está clasificada como suelo urbano consolidado y la otra tiene superpuesta la categoría de suelo rústico de protección natural. Cofete ocupa una superficie que no llega a los 62.000 metros cuadrados, de los que la mayoría no están construidos.

“La Ley reconoce y declara el caserío de Cofete como asentamiento rural y, con esta medida, se equipara con el núcleo de Puerto de la Cruz en términos de reconocimiento y compatibilidad con el espacio natural, aun cuando el planeamiento mantiene la clasificación de suelo rústico de protección natural”, se explica en la iniciativa, que se completa con un dictamen del catedrático Francisco Villar Rojas, autor de la nueva Ley del Suelo de Canarias.

Una iniciativa defiende que es un asentamiento rural y se pide incluirlo en el PRUG

En concreto, se demanda al Cabildo que incluya Cofete en el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) del Parque Natural de Jandía, que está elaborando a través de la empresa Gesplan, y en el futuro Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG). ¿El fundamento? Que el caserío, como asentamiento poblacional, estaba antes de que la zona se declarase Parque Natural. También se pide un “instrumento de ordenación provisional” para “regular” los “usos mínimos de conservación y rehabilitación” de las construcciones que ya existen.

Además, se ha pedido que el Cabildo promueva una iniciativa legislativa autonómica para “regular la situación urbanística del caserío de Cofete” y que preste “cooperación” al Ayuntamiento “a fin de revisar y legalizar todas aquellas pequeñas actuaciones y obras realizadas por los actuales poseedores y propietarios de las distintas fincas, siempre que las mismas posean un acreditado valor arquitectónico o etnográfico y se encuentren dentro de los límites históricos del caserío”.

En la actualidad, una obra sin licencia expone al promotor a una condena por un delito contra el medio ambiente. Y conseguir la licencia, sin ordenación, resulta virtualmente imposible. La Audiencia Provincial acaba de imponer a un vecino una condena por un delito contra el medio ambiente de año y medio de prisión, y otros seis meses por desobedecer un precinto. Había hecho una habitación de 20 metros cuadrados y una terraza de 30 metros, con horno de leña y barbacoa.

ENCRUCIJADA LEGAL

El suelo de Cofete está clasificado como rústico de protección natural. La sentencia que anuló el Plan Rector de Uso y Gestión en 2013 determinó que el Parque Natural perdió su vigencia, que recuperará cuando se apruebe el Plan de Ordenación de Recursos Naturales. No obstante, en el ámbito penal se acaba de considerar delito medioambiental construir en Cofete al ser también parte de la Zona Especial de Conservación (ZEC) de Jandía, una figura de la Unión Europea.

Comentarios

! Con los vecinos de Cofete!

Añadir nuevo comentario